Noticias

El sector náutico de Menorca reclama la revisión de cánones, licencias y precios de las administraciones marítimas

Temen que la temporada turística no permita el ejercicio de la actividad

La Asociación Menorquina de Empresas Náuticas, ASMEN, ha manifestado la preocupación de los empresarios por la evolución de la temporada turística, que temen no se inicie hasta bien entrada la temporada alta.

Las empresas de la industria náutica vieron paralizada su actividad la pasada semana, en un período en que la puesta a punto de las embarcaciones para la temporada es imprescindible.

Respecto a las empresas de actividades náuticas más complicada observan la temporada, ya que las dudas sobre la apertura de los propios negocios dependerá de las posibilidades de movilidad que existan,  no sólo en España sino también en los principales países emisores de turistas, Reino Unido, Francia y Alemania. Por el momento impredecible.

Esta incertidumbre complica más todavía las decisiones de apertura, con el consiguiente perjuicio para la propia actividad y los trabajadores del sector.

Temen estas empresas que al no ser empresas obligadas al cierre o que inicien su actividad fuera del período de alarma no puedan acogerse a las medidas creadas al amparo de esta declaración, aun cuando no sea posible el ejercicio de la actividad por una inexistente demanda de clientes.

Las pérdidas en este sector serán especialmente graves ya que la gran mayoría son micro y pymes que trabajan sólo durante la temporada turística y la pérdida de ésta supondrá en muchos casos el cierre o no poder atender a los compromisos económicos hasta la próxima temporada 2021.

La gran mayoría de empresas en el ejercicio de su actividad tiene relación con las diferentes administraciones marítimas, Ports IB, Autoridad Portuaria y Demarcación de Costas, con autorizaciones temporales, concesiones o licencias de actividad en el dominio marítimo terrestre y puertos. Muchas instalaciones portuarias temporales, amarres, fondeos, plataformas y pantalanes no podrán ser instalados en los períodos previstos o tendrán pocos usuarios y acortarán la temporada.

ASMEN ha reclamado a las distintas administraciones señaladas medidas que ayuden a los empresarios a aliviar una temporada incierta solicitando bonificaciones en todas las autorizaciones, licencias y concesiones que dependan de estos puertos. En primer lugar, por el más que previsible retraso en el inicio de la temporada y por la relevante pérdida de ingresos que esto supondrá para el colectivo.

No debe olvidarse que el importe de los cánones y precios se devengan en función del uso que se realiza del litoral o de los puertos, de la facturación de la propia actividad y del período que se realicen, por lo que la administración dispone de instrumentos, además de aplicar circunstancias de fuerza mayor, para atender las peticiones de los empresarios náuticos.